• Guarda tus joyas siempre por separado y evita que se rocen 
  • Úsalas después de tu rutina de belleza 
  • Evita exponerlas a perfumes, químicos o cloro
  • Guárdalas en un ambiente seco 
  • Límpialas periódicamente con un paño de algodón o gamuza